Extensiones de pestañas

Tener unas pestañas XL se ha convertido en el objeto de deseo beauty de prácticamente todas las mujeres.

Las extensiones de pestañas están destinadas a agrandar e intensificar la mirada de una forma natural, sobre todo en el caso de mujeres que sufren escasez y necesitan más cantidad y volumen. Para ello, se adhiere una extensión hecha a base de fibra de seda, visón o polyester utilizando cianocrilato de etilo, un pegamento que no supone ningún riesgo para la salud de nuestros ojos —es específico para pestañas, con fabricación de la Unión Europea y con todos los certificados pertinentes—. El resultado serán unas pestañas de aspecto natural, largas y curvadas.

El proceso es totalmente indoloro y semi-permanente, puesto que en ningún momento daña ni impide el crecimiento de las pestañas. El ciclo de vida de nuestras pestañas es de aproximadamente 6/8 semanas, por lo que los retoques serán necesarios pasadas las 2/3 semanas, rellenando aquellas zonas donde puedan aparecer calvas tras la renovación natural.

Las extensiones más recomendadas son las que se colocan una a una, para obtener así un resultado menos artificial que las que se aplican en una única tira. A la hora de realizar el tratamiento, la duración será de una hora y media aproximadamente.

Tras haber apostado por la extensión de pestañas, el uso de maquillaje está permitido, siempre y cuando sean cosméticos a base de agua y no se traten de máscaras de pestañas waterproof o de productos oleosos (atentas durante el verano con las cremas que aplicáis en la cara).